COMPAÑER@S

ENLACES

El fantasma de la revolución, que busca acabar con siglos de expolio, dominación y opresión, del colonialismo e imperialismo. África despierta. África vuelve a levantar su voz y dice ¡Basta! Las ansias de libertad de sus pueblos son imparables. Empiezan a sacudirse el yugo del imperialismo y sus compinches, las oligarquías locales.

En Túnez la chispa se ha transformado en llama, que se ha extendido a los pueblos del Magreb y árabes, a Egipto, Libia, Bahrein, Argelia, Yemen, Omán,… Se alzan contra la tiranía y la opresión, por la libertad, el pan y unas condiciones de vida dignas.

El 17 de diciembre, esa chispa prendía en Túnez. Las vastas movilizaciones populares (1) dieron su primer fruto el 14 de enero: el asesino y corrupto Ben Alí salía del país. Se había acabado con el dictador, mas no con la dictadura. La estructura del Régimen quedaba intacta: Gobierno, Parlamento, Magistratura, fuerzas y órganos represivos…,

Subrayábamos, entonces, la importancia del llamamiento que hizo el PCOT, a la cabeza de la lucha popular, el 10 de enero, apostando por la ruptura política para garantizar un verdadero cambio económico y social: «Consideramos que ese anhelado cambio exige la marcha de Ben Alí, la disolución de las instituciones fantoches del actual régimen y la instauración de un gobierno provisional que se plantee la organización de elecciones libres y transparentes. Esas elecciones permitirán instaurar una constituyente encargada de elaborar una nueva constitución que plantee el esbozo de una República realmente democrática, que establezca la soberanía del pueblo…». 

El miedo del régimen a las masas populares, a la profundización de la revuelta por una ruptura democrática que pusiera en peligro los intereses del imperialismo y de la oligarquía tunecina, motivó el decreto del Estado de Emergencia del día 14 de enero, los llamamientos del nuevo Presidente, Fuad Mebaza, y del Primer Ministro, Mohamed Ghannuchi, a la normalidad y su propuesta de un “Gobierno de concentración nacional”, aplaudida por el Ejecutivo español. Todo, como parte de una operación de sensata “transición”, al estilo de la española, donde algo se cambia para que todo quede igual; donde nuevos “collares” se ponen a “los mismos perros”.

Sin embargo, el pueblo tunecino no se dejaba engañar y mantenía (y mantiene) vivo el proceso revolucionario. Se frustra, de momento, una operación que en nuestro país tuvo éxito gracias a renuncias y traiciones. En este contexto surgió, recogiendo el anhelo de cambio del pueblo de Túnez, el «FRENTE 14 DE ENERO» (2), frente popular constituido por «los partidos, las fuerzas y organizaciones nacionales progresistas y democráticas» que tiene como fin el de «impulsar la revolución de nuestro pueblo para lograr sus objetivos y enfrentarse a las fuerzas de  la contrarrevolución» y, entre sus principales tareas, las de «Formación de un gobierno provisional que tenga la confianza del pueblo…», «el desmantelamiento de la estructura política del anterior régimen, así como la preparación de elecciones a una asamblea constituyente…», la «Creación de puestos de trabajo para los desempleados, y medidas urgentes para subvencionar a los parados» y la «Construcción de una economía nacional al servicio del pueblo en la que los sectores vitales y estratégicos estén bajo la supervisión del Estado».

Las victorias de los jóvenes, trabajadores y pueblo de Túnez fueron ejemplo para otros pueblos. Miles de yemeníes tomaban la calle en distintas ciudades para exigir que se vaya, después de 30 años, Abdalá Saleh (hasta ahora aliado clave de EEUU), contra la carestía de los alimentos, la corrupción y el nepotismo, y por el trabajo. En Jordania, después de varias semanas de protestas y movilizaciones, debidas a la alta tasa de paro y a los elevados precios de los productos de primera necesidad, dimitía el Gobierno en pleno.

En Egipto, aliado estratégico, vital, de Israel y de EEUU, las masas echaban el pasado 11 de febrero a Hosni Mubarak después de 18 días de continuas movilizaciones, donde han jugado un papel muy importante las protagonizadas por la clase obrera. Las manifestaciones continúan. El pueblo está alerta.

En Libia estallaba a mediados de febrero la revuelta popular que ha ido creciendo, rompiendo el régimen y, a día de hoy, tiene acorralado a Muamar el Gadafi y sus acólitos, que ha reprimido a los ciudadanos a sangre y fuego.

En nuestro país vecino, Marruecos, se daban expresiones de solidaridad con los pueblos de Túnez y Egipto. El 31 de enero varios centenares de personas se manifestaban en Rabat, frente la embajada de Egipto, en torno a lemas como «Todos somos egipcios» o «Abajo la dictadura, viva la democracia». Una democracia que para la ínclita Trinidad Jiménez, que está actuando como caja de resonancia de Mohamed VI, es un hecho: «La situación en Túnez y en Egipto es diferente a la de Marruecos», que «inició hace ya unos años un proceso de apertura democrática que hace que no haya ningún tipo de riesgo». Sin embargo, los problemas políticos, económicos y sociales son parecidos. El camarada Abdalá El Harif, Secretario General de Vía Democrática, declaraba sobre una posible revuelta en Marruecos «que es muy difícil prever, pero las condiciones económicas y sociales entre Marruecos, Túnez y Argelia son similares»; «en Marruecos existe el control del régimen del Majzen (denominación histórica del régimen político marroquí), que estafa y oprime al pueblo de manera terrible» (EFE, Rabat, 31/01/2011). Las manifestaciones se suceden, han ido creciendo en número y ciudadanos y han pasado de la solidaridad con los pueblos hermanos a dirigirse contra su propio régimen monárquico. La Secretaría Nacional de Vía Democrática hacía, el pasado 5 de febrero, un llamamiento “a las masas populares a la lucha por un cambio democrático radical” y urgía al desmantelamiento de las estructuras majzenianas del Estado y todos los aparatos de represión”, al “establecimiento de una nueva Constitución democrática” y a la construcción de “Una economía basada en una planificación económica nacional independiente, apoyada en un amplio sector público a través de la nacionalización de toda la industria estratégica del país, su importante industria minera, la nacionalización de los bancos y el control de los grupos financieros”.

Ayer, 27 de febrero, la revolución tunecina echó abajo al Primer Ministro, Mohamed Ghannuchi, porque “Las huelgas, manifestaciones y concentraciones  se multiplican en Túnez, el CNSR se populariza y la gente se organiza en los comités locales” (3). Hay una estructura que la mantiene viva y fuerzas políticas que la animan: el pasado 11 de febrero se constituyó en Túnez el Comité por el Congreso Nacional de Salvaguarda de la Revolución (CNSR) que engloba un total de 28 organizaciones entre las que se encuentran las del citado Frente, creándose comités a nivel local, regional y nacional, que permiten estructurar e impulsar la revolución adelante.

Los levantamientos populares en el Magreb y países árabes, para que lleguen a garantizar y consolidar las reivindicaciones sentidas y expresadas por los pueblos en las luchas, deben impulsarse sin desfallecer, en un sentido progresista, y consumarse en revoluciones democráticas que rompan con las autocracias y derroten a la clase, hasta ahora, dominante.

Dichas revoluciones darían a luz estados democráticos y populares que sentarían las bases para una mejora de las condiciones de vida de las clases y sectores populares y cambiarían la correlación de fuerzas a nivel internacional a favor de los pueblos, debilitando enormemente al imperialismo, especialmente el yanqui y el europeo. La transcendencia, pues, de los acontecimientos en el Magreb y en algunos países árabes puede ser enorme, histórica.

Las oligarquías, como hemos visto desde el mismo inicio de las revueltas populares, se van a oponer con todas sus fuerzas a que les arrebaten el poder, utilizando la represión y falsas transiciones al dictado del imperialismo. A nadie se le escapa que éste ha movido sus peones ante una situación revolucionaria que se le ha presentado (4) para intentar canalizarla, limitar su alcance y “encorsetar el espíritu revolucionario” de los pueblos con formas políticas asumibles por él, de manera que no se ponga en jaque sus intereses económicos y geoestratégicos en la zona. Siempre lo ha hecho así. Siempre lo hará, mientras exista.

Por eso, mientras las masas populares tunecinas se movilizaban «para echar abajo el gobierno de “Unidad Nacional”, nos imponían un gobierno modificado, dirigido por Mohamed Ghannuchi, con claras evidencias de la intromisión de Feltman, el Secretario de Estado de los EEUU. Este gobierno es la continuación de la dictadura y la tiranía, y fue dictado por las fuerzas imperialistas de los EEUU y de los estados europeos, que han llevado a nuestro país al paro, el empobrecimiento y la marginación que estamos sufriendo» (5). En El País del día 3 de febrero, antes de la caída de Mubarak, leíamos que B. Obama había mandado a Egipto al emisario Frank Wisner: «Nadie ha dicho oficialmente cuál es su trabajo, pero nadie ha negado tampoco que esté ayudando a preparar la transición». «El modelo de transición que está patrocinando EEUU  es el inicio de un diálogo entre todos estos sectores [Ejército, partidos políticos y autoridad religiosa] con el fin de crear un gobierno transitorio de coalición que haga la reformas que conduzcan a unas elecciones democráticas». En relación con Libia, EEUU ofrecía hace un par de días a las “fuerzas rebeldes” “cualquier tipo de ayuda”, más allá de la humanitaria, que si en un primer momento puede ser de “apoyo logístico e inteligencia”, no obsta para que también lo sea militar.

Los imperialismos estadounidense y europeo, hasta ayer aliados estratégicos y sostén de las satrapías de Túnez y Egipto y, en la última década, de Libia, se adaptan a la situación creada y piden «reformas», «elecciones libres», «justicia social», hacen llamamientos a la «no violencia» (6) porque saben que la revolución, guste o no y en mayor o menor medida, es un proceso violento. Piden una «transición rápida [no sea que la cosa se les vaya de las manos] y ordenada», porque el ímpetu de las masas puede ser peligroso. La UE plantea un Plan Marshall para el Magreb, impulsado, entre otros, por el que se erige en adalid de la transición en aquella zona, el señor Zapatero, el mismo que visitaba en junio de 2010 en Trípoli a Gadafi y que en diciembre de 2007 le recibía en su primera visita oficial (y a todo su séquito de 300 personas) meses después de que se conociera (febrero de 2007) que Repsol YPF había descubierto en Libia el mayor pozo de petróleo de su historia.

El imperialismo y las oligarquías locales son los principales enemigos de los pueblos árabes. Son enemigos poderosos que requieren, para su derrota, la unidad de las fuerzas populares y la del pueblo en torno a un programa de verdadero cambio. En este sentido, entendemos que Túnez ha dado al mundo no sólo un ejemplo de lucha, sino de organización de esa lucha con la creación del “Frente 14 de enero” y de los comités para el CNSR. Un frente o bloque popular, en las condiciones presentes, es la mejor herramienta de la que se pueden dotar los pueblos en lucha para conjurar el peligro interno y externo, que también debe ser combatido desde el internacionalismo proletario y la solidaridad internacional.

28 de febrero

___________________________

(1) Un «movimiento popular (que) está impregnado de reivindicaciones laicas y de izquierda», donde «Los islamistas no han jugado ningún papel» (Hamma Hammami, portavoz del PCOT, entrevista publicada en L’Humanité, el 17 de enero de 2011).
(2) Ver www.pceml.info
(3) Samir Hammouda, representante del Partido Comunista de los Obreros de Túnez (PCOT) en Francia. En: Baudouin Deckers, “Creación del Comité por el Congreso Nacional de la Salvaguarda de la Revolución”. 15 febrero de 2011. Véase www.pceml.info.
(4) En relación con los acontecimientos en el Magreb, hemos podido leer algunos artículos en los que se afirma que no son casualidad, que han sido urdidos, promovidos, por el imperialismo. Esta afirmación es doblemente peligrosa porque, por un lado, lleva a la conclusión de que no hay que apoyar e impulsar las revueltas. Por el otro, se deifica al imperialismo presentándole como omnipresente, sumo hacedor, lo que paraliza el espíritu revolucionario de los pueblos. Sin dejar de subrayar el papel del imperialismo, no menos cierto es que han sido las masas populares, echadas a la calle, las que han echado a Ben Alí y a H. Mubarak y quieren hacer lo propio con Gadafi.
(5) «TÚNEZ: La revolución debe continuar hasta alcanzar sus objetivos. Declaración del Frente 14 de Enero», de 28 de enero de 2011.
(6) Hasta el mismo día de la fuga de Ben Alí, Francia estaba dispuesta a enviarle material antidisturbios y a enseñar a la policía tunecina pedagógicas formas de represión.
 
fuente: http://www.pceml.info/

El petróleo se convirtió en la principal riqueza en manos de las grandes transnacionales yankis; a través de esa fuente de energía dispusieron de un instrumento que acrecentó considerablemente su poder político en el mundo. Fue su principal arma cuando decidieron liquidar fácilmente a la Revolución Cubana tan pronto se promulgaron las primeras leyes justas y soberanas en nuestra Patria: privarla de petróleo. 

 

Sobre esa fuente de energía se desarrolló la civilización actual. Venezuela fue la nación de este hemisferio que mayor precio pagó. Estados Unidos se hizo dueño de los enormes yacimientos con que la naturaleza dotó a ese hermano país.

 

Al finalizar la última Guerra Mundial comenzó a extraer de los yacimientos de Irán, así como de los de Arabia Saudita, Iraq y los países árabes situados alrededor de ellos, mayores cantidades de petróleo. Estos pasaron a ser los principales suministradores. El consumo mundial se elevó progresivamente a la fabulosa cifra de aproximadamente 80 millones de barriles diarios, incluidos los que se extraen en el territorio de Estados Unidos, a los que ulteriormente se sumaron el gas, la energía hidráulica y la nuclear. Hasta inicios del siglo XX el carbón había sido la fuente fundamental de energía que hizo posible el desarrollo industrial, antes de que se produjeran miles de millones de automóviles y motores consumidores de combustible líquido.

 

El derroche del petróleo y el gas está asociado a una de las mayores tragedias, no resuelta en absoluto, que sufre la humanidad: el cambio climático.

 

Cuando nuestra Revolución surgió, Argelia, Libia y Egipto no eran todavía productores de petróleo, y gran parte de las cuantiosas reservas de Arabia Saudita, Iraq, Irán y los Emiratos Árabes Unidos estaban por descubrirse.

 

En diciembre  de 1951, Libia se convierte en el primer país africano en alcanzar su independencia después de la Segunda Guerra Mundial, en la que su territorio fue escenario de importantes combates entre tropas alemanas y del Reino Unido, que dieron fama a los generales  Erwin Rommel y Bernard L. Montgomery.

 

El 95 % de su territorio es totalmente desértico. La tecnología permitió descubrir importantes yacimientos de petróleo ligero de excelente calidad que hoy alcanzan       un millón 800 mil barriles diarios y abundantes depósitos de gas natural. Tal riqueza le permitió alcanzar una perspectiva de vida que alcanza casi los 75 años, y el más alto ingreso per cápita de África. Su riguroso desierto está ubicado sobre un enorme lago de agua fósil, equivalente a más de tres veces la superficie de Cuba, lo cual le ha hecho posible construir una amplia red de conductoras de agua dulce que se extiende por todo el país.

 

Libia, que tenía un millón de habitantes al alcanzar su independencia, cuenta hoy con algo más de 6 millones.

 

La Revolución Libia tuvo lugar en el mes de septiembre del año 1969. Su principal dirigente fue Muammar al-Gaddafi, militar de origen beduino, quien en su más temprana juventud se inspiró en las ideas del líder egipcio Gamal Abdel Nasser. Sin duda que muchas de sus decisiones están asociadas a los cambios que se produjeron cuando, al igual que en Egipto, una monarquía débil y corrupta fue derrocada en Libia.

 

Los habitantes de ese país tienen milenarias tradiciones guerreras. Se dice que los antiguos libios formaron parte del ejército de Aníbal cuando estuvo a punto de liquidar a la Antigua Roma con la fuerza que cruzó los Alpes.

 

Se podrá estar o no de acuerdo con el Gaddafi. El mundo ha sido invadido con todo tipo de noticias, empleando especialmente los medios masivos de información. Habrá que esperar el tiempo necesario para conocer con rigor cuánto hay de verdad o mentira, o una mezcla de hechos de todo tipo que, en medio del caos, se produjeron en Libia. Lo que para mí es absolutamente evidente es que al Gobierno de Estados Unidos no le preocupa en absoluto la paz en Libia, y no vacilará en dar a la OTAN la orden de invadir ese rico país, tal vez en cuestión de horas o muy breves días.

 

Los que con pérfidas intenciones inventaron la mentira de que Gaddafi se dirigía a Venezuela, igual que lo hicieron en la tarde de ayer domingo 20 de febrero, recibieron hoy una digna respuesta del Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, cuando expresó textualmente que hacía “votos porque el pueblo libio encuentre, en ejercicio de su soberanía, una solución pacífica a sus dificultades, que preserve la integridad del pueblo y la nación Libia, sin la injerencia del imperialismo…”

 

Por mi parte, no imagino al dirigente libio abandonando el país, eludiendo las responsabilidades que se le imputan, sean o no falsas en parte o en su totalidad.

 

Una persona honesta estará siempre contra cualquier injusticia que se cometa con cualquier pueblo del mundo, y la peor de ellas, en este instante, sería guardar silencio ante el crimen que la OTAN se prepara a cometer contra el pueblo libio.

 

A la jefatura de esa organización belicista le urge hacerlo. ¡Hay que denunciarlo!

 

Los trabajadores de Túnez han confrontado la vieja dictadura y ahora los trabajadores, parados y estudiantes se enfrentan al régimen de Mubarak. ¡Los trabajadores y estudiantes de Egipto y Túnez son una inspiración al movimiento mundial de la clase obrera!

Están demostrando una vez más el poder que tiene la gente normal para realizar cambios por sus propias fuerzas. ¡La Asociación Internacional de los Trabajadores (IWA-AIT), por medio de su Secretariado, condena enérgicamente todo tipo de represión contra los manifestantes!

No nos hacemos ilusiones sobre los políticos que ahora luchan entre ellos por ser los nuevos líderes de Egipto. Utilizarán a los trabajadores como carne de cañón en su apuesta por librarse de Mubarak. Pero una vez en el poder, los mismos líderes utilizarán las fuerzas de represión, el estado, el ejército y la policía para restaurar el orden y volver a convertir a Egipto en plaza segura para que el capitalismo obtenga beneficios.

Las movilizaciones pueden ser embriones y experiencias importantes para las luchas de un futuro que va más allá de cambiar un dictador por un régimen (con máscara de) “democrático” que, de hecho sea una dictadura económica capitalista. Esto requerirá sindicatos realmente libres y luchadores que pongan en jaque a todo el sistema de explotación y opresión.

¡Los trabajadores nunca serán verdaderamente libres de la explotación y la opresión hasta que los trabajadores del mundo se organicen y luchen con el objetivo de sustituir el capitalismo actual por un sistema gobernado por ellos mismos que pueda proveer libertad real, social y económica, para los trabajadores!

¡Viva la solidaridad obrera internacional!

¡Contra toda represión y explotación!


Oslo, 5 de febrero de 2011
Secretariado de la AIT


Inicio

I Introducción

La lucha secular entre explotados y explotadores ha adquirido una amplitud amenazadora. El Capital, omnipotente, levanta nuevamente su cabeza monstruosa. A pesar de las luchas intestinas que desgarran a la burguesía y al capitalismo cosmopolitas, éstos se encuentran ya en magníficas condiciones de relación, que han de permitirles lanzarse con más unidad y fuerza sobre el proletariado y uncirlo al carro triunfante del Capital.

El capitalismo se organiza, y de la situación de defensa en que se encontraba, se lanza ahora a la ofensiva en todos los frentes de la clase trabajadora. Esta ofensiva tiene su origen profundo en causas bien concretas: en la confusión de ideas y principios que existe en las filas del movimiento obrero, la falta de claridad y de cohesión sobre las finalidades actuales y futuras de la clase obrera, y la división en sectores innumerables; en una palabra, en cuanto constituye debilidad y desorganización del movimiento obrero.

Contra este ataque cerrado e internacional de los explotadores de toda laya, no cabe más que el empleo de un solo procedimiento: la organización inmediata del ejército proletario en un organismo de lucha que recoja en su seno a todos los obreros revolucionarios de todos los países, constituyendo con ellos un bloque granítico contra el cual irán a estrellarse todas las maniobras capitalistas, las que al fin acabarían por ser aplastadas por la fuerza de su peso enorme.

Este movimiento de emancipación no puede aceptar las líneas de conducta indicadas por aquellas tendencias del movimiento obrero que aspiran a la armonía entre el capital y el trabajo, deseando una paz internacional con el capitalismo e incorporándose en el Estado burgués. Tampoco puede aceptar las tendencias que propagan los principios de la dictadura del proletariado, contrarios a la finalidad de la mayor libertad posible y del bienestar para todos,
pues ésta es la finalidad de todos los obreros conscientes.

Contra la ofensiva del Capital y contra los políticos de todos los matices, los trabajadores revolucionarios de todo el mundo deben levantar una verdadera Asociación Internacional de los Trabajadores, en la que cada miembro sepa que la emancipación de la clase obrera noserá posible hasta que los obreros mismos en su calidad de productores logren prepararse en sus organizaciones económicas para la toma de posesión de las tierras y de las fábricas y capacitarse, también, para administrarlas en común, de manera que ellos se encuentren en condiciones de poder continuar la producción y asegurar toda la vida social.

Con esta perspectiva y esta finalidad delante de sí, el deber de los trabajadores consiste en la participación en toda acción que implique fines de transformación social, siempre con la intención de aproximarse a la realización de nuestros propios fines; haciendo sentir, en dicha participación, el peso de nuestra propia fuerza, esforzándonos para dar a nuestro movimiento, por la propaganda y la organización, los medios necesarios que le permitan sustituir a sus adversarios. Lo mismo, en todas partes donde sea posible, hay que realizar nuestro sistema social a título de modelo y ejemplo, y nuestras organizaciones deben ejercer, en el marco de sus posibilidades, la máxima influencia sobre las otras tendencias para incorporarlas en nuestra propia acción, es decir, la lucha común contra todos los adversarios estatales y capitalistas, siempre teniendo en cuenta las circunstancias de lugar y de tiempo, pero conservando fielmente las finalidades del movimiento emancipador de los obreros.

II Los principios del sindicalismo revolucionario

  1. El sindicalismo revolucionario, basándose en la lucha de clases, tiende a la unión de todos los trabajadores dentro de organizaciones económicas y de combate, que luchen por la liberación del doble yugo del capital y del Estado. Su finalidad consiste en la reorganización de la vida social asentándola sobre la base del Comunismo Libertario y mediante la acción revolucionaria de la clase trabajadora. Considerando que únicamente las organizaciones económicas del proletariado son capaces de alcanzar este objetivo, el sindicalismo revolucionario se dirige a los trabajadores en su calidad de productores, de creadores de riquezas sociales, para germinar y desarrollarse entre ellos, en oposición a los modernos partidos obreros, a quienes declara sin capacidad para una reorganización económica de la sociedad.
  2. El sindicalismo revolucionario es enemigo convencido de todo monopolio económico y social, y tiende a su abolición mediante la implantación de comunas económicas y de órganos administrativos regidos por los obreros de los campos y de las fábricas, formando un sistema de libres consejos sin subordinación a ningún poder ni partido político alguno. El sindicalismo revolucionario erige, contra la política del Estado y de los partidos, la organización económica del trabajo, opone al gobierno del hombre sobre el hombre la gestión administrativa de las cosas. No es, por consiguiente, la finalidad del sindicalismo revolucionario la conquista de los poderes políticos, y sí la abolición de toda función estatal en la vida de la sociedad. El sindicalismo revolucionario considera que con la desaparición del monopolio de la propiedad debe desaparecer, también, el monopolio de la dominación, y que toda forma de Estado, encúbrase como se quiera, no podrá ser nunca un instrumento de liberación humana, antes al contrario, será siempre el creador de nuevos monopolios y de nuevos privilegios.
  3. El sindicalismo revolucionario tiene una doble función a cumplir: la de proseguir la lucha revolucionaria de todos los días por el mejoramiento económico, social e intelectual de la clase obrera dentro de los límites de la sociedad actual, y la de educar a las masas para que sean aptas para una gestión independiente en el proceso de la producción y de la distribución, así como para la toma de posesión de todos los elementos de la vida social. El sindicalismo revolucionario no acepta que la organización de un sistema social descansando totalmente sobre el productor, pueda llegar a ser ordenado por unos simples decretos gubernamentales, y afirma que solamente puede lograrse por la acción común de todos los trabajadores manuales e intelectuales, en cada rama de industria, por la gestión, dentro de las fábricas, de los mismos trabajadores, de tal manera que cada agrupación, fábrica o rama de industria sea un miembro autónomo en el organismo económico general y ordene sistemáticamente, sobre un plan determinado y sobre la base de acuerdos mutuos, la producción y la distribución como mejor interese a la comunidad.
  4. El sindicalismo revolucionario es opuesto a todas las tendencias de organización inspiradas en el centralismo del Estado y de la Iglesia, porque sólo pueden servir para prolongar la vida del Estado y de la autoridad, y para ahogar sistemáticamente el espíritu de iniciativa y de independencia del pensamiento. El centralismo es la organización artificial que supedita las llamadas partes bajas a las tituladas superiores, y que abandona en manos de una minoría la reglamentación de los asuntos de toda la comunidad (el individuo se convierte en un autómata de gestos y de movimientos dirigidos). En la organización centralista los valores de la sociedad son postergados por los intereses de algunos, la variedad es reemplazada por la uniformidad, la responsabilidad personal es sustituida por una disciplina unánime. Es por esta razón que el sindicalismo revolucionario asienta su concepción social dentro de una amplia organización federalista, es decir, de la organización de abajo a arriba, de la unión de todas las fuerzas sobre la base de ideas e intereses comunes.
  5. El sindicalismo revolucionario rechaza toda actividad parlamentaria y toda colaboración con los organismos legislativos, porque entiende que el sistema de sufragio más libre no puede hacer desaparecer las evidentes contradicciones que existen en el seno de la sociedad actual, y porque el sistema parlamentario sólo tiene un objetivo: el de prestarle un simulacro de derecho al reino de la mentira y de las injusticias sociales.
  6. El sindicalismo revolucionario rechaza todas las fronteras políticas y nacionales, arbitrariamente creadas, y declara que el llamado nacionalismo sólo es la religión del Estado moderno, tras la cual se encubren los intereses materiales de las clases poseedoras. El sindicalismo revolucionario no reconoce otras diferencias que las de orden económico, regionales o nacionales, producto de las cuales surgen las jerarquías, privilegios y opresiones de todo tipo (por raza, sexo, sexualidad o cualquier diferencia percibida o real), y reclama para toda agrupación el derecho a una autodeterminación acordada solidariamente a todas las otras asociaciones del mismo orden.
  7. Es por idénticas razones que el sindicalismo revolucionario combate el militarismo y la guerra. El sindicalismo revolucionario recomienda la propaganda contra la guerra, y la sustitución de los ejércitos permanentes, los que sólo son instrumentos de la contrarrevolución al servicio del capitalismo, por las milicias obreras que durante la revolución serán controladas por los sindicatos obreros; exige, además, el boicot y el embargo contra todas las materias primas y productos necesarios para la guerra, a excepción del caso en que se trate de un país donde los obreros estén realizando una revolución de tipo social, en cuyo caso hay que ayudarles en la defensa de la revolución. Finalmente, el sindicalismo revolucionario recomienda la huelga general preventiva y revolucionaria como medio de acción contra la guerra y el militarismo.
  8. El sindicalismo revolucionario reconoce la necesidad de una producción que no dañe el medio ambiente, que intente minimizar el uso de recursos no renovables y que utilice siempre que sea posible alternativas renovables. Identifica la búsqueda de ganancias y no la ignorancia como causa de la crisis medioambiental actual. La producción capitalista siempre busca minimizar los costes para conseguir un nivel de ganancias cada vez más elevado para sobrevivir, y no puede proteger el medio ambiente. En concreto, la crisis mundial de la deuda ha acelerado la tendencia hacia las cosechas comerciales en detrimento de la agricultura de subsistencia. Esto ha causado la destrucción de las selvas tropicales, hambre y enfermedades. La lucha para salvar nuestro planeta y la lucha para destruir el capitalismo deben ser conjuntas o ambas fracasarán.
  9. El sindicalismo revolucionario se afirma partidario de la acción directa, y sostiene y alienta todas aquellas luchas que no estén en contradicción con sus propias finalidades. Sus medios de lucha son: la huelga, el boicot, el sabotaje, etc. La acción directa encuentra su expresión más profunda en la huelga general, la que debe ser, al mismo tiempo, desde el punto de vista del sindicalismo revolucionario, el preludio de la revolución social.
  10. Enemigo de toda violencia organizada por no importa que clase de gobierno, el sindicalismo revolucionario tiene en cuenta que se producirán encuentros violentísimos durante las luchas decisivas entre el capitalismo de hoy y el comunismo libre de mañana. Por consiguiente, reconoce la violencia que pueda emplearse como medio de defensa contra los métodos violentos que empleen las clases dominantes durante las luchas que sostenga el pueblo revolucionario por la expropiación de las tierras y de los medios de producción. Como esta expropiación sólo podrá ser iniciada y llevada a feliz término por la intervención directa de las organizaciones económicas revolucionarias de los trabajadores, la defensa de la revolución debe encontrarse también en manos de los organismos económicos y no en las de una organización militar o parecida que se desenvuelva al margen de ellos.
  11. Es únicamente en las organizaciones económicas y revolucionarias de la clase obrera que se encuentra la fuerza capaz de realizar su liberación y la energía creadora necesaria para la reorganización de la sociedad a base del comunismo libertario.

III Nombre de la organización internacional

El lazo internacional de lucha y de solidaridad que une las organizaciones sindicalistas revolucionarias del mundo entero se llama Asociación Internacional de los Trabajadores (A.I.T.).

IV Finalidades y objetivos de la A.I.T.

La A.I.T. tiene por objetivos:

  • organizar y apoyar la lucha revolucionaria en todos los países con el fin de destruir definitivamente los regímenes políticos y económicos actuales y establecer el Comunismo Libertario.
  • dar a las organizaciones económicas sindicales una base nacional e industrial y donde tales ya existan, robustecer a aquéllas que estén decididas a luchar por la destrucción del capitalismo y del Estado.
  • impedir la infiltración de todo partido político en las organizaciones económicas sindicales y combatir resueltamente todo propósito de los partidos políticos de dominar a los sindicatos.
  • establecer, cuando las circunstancias lo exijan, y sobre un programa determinado que no esté en contradicción con los apartados a, b y c que anteceden, alianzas provisionales con otras organizaciones proletarias, sindicales y revolucionarias con el fin de determinar y de llevar a cabo acciones internacionales comunes en interés de la clase obrera; tales alianzas no deben establecerse jamás con partidos políticos, es decir, con organizaciones que acepten el Estado como sistema de organización social. El sindicalismo revolucionario rechaza la colaboración de clase que se caracteriza por la participación en comités organizados bajo esquemas corporativos estatales (por ejemplo en elecciones sindicales para comités de empresa) y la aceptación de subvenciones, mantenimiento de profesionales del sindicalismo y demás prácticas que puedan desvirtuar el anarcosindicalismo.
  • desenmascarar y combatir la violencia arbitraria de todos los gobiernos contra los revolucionarios afectos a la causa de la Revolución Social.
  • examinar todos los problemas concernientes al proletariado mundial para robustecer y desarrollar los movimientos en un país o en varios que tiendan a defender los derechos y nuevas conquistas de la clase obrera o para la organización de la propia revolución emancipadora.
  • emprender toda obra de mutuo apoyo en caso de grandes luchas económicas o de luchas agudas contra los enemigos declarados o encubiertos de la clase obrera.
  • ayudar moral y materialmente a los movimientos de clase de los obreros en cada país, en los que la dirección se halle en manos de la organización económica nacional del proletariado.

La Internacional interviene en los asuntos sindicales de un país solamente cuando la organización afiliada del mismo lo pida o cuando ésta se sustraiga a las directivas generales de la Internacional.

V Condiciones de adhesión

Las siguientes pueden afiliarse a la A.I.T:

  • organizaciones Sindicalistas Revolucionarias Nacionales que no pertenezcan a ninguna otra Internacional. En todo caso, solamente existirá una Sección en cada país. Las Secciones afiliadas tendrán que ratificar los Principios, Tácticas y Finalidades de la A.I.T. y mandar una copia de sus Estatutos y Principios al Secretariado. El Secretariado Internacional de la A.I.T. informará a las Secciones del origen del contacto o contactos que hayan solicitado la afiliación.
  • minorías de sindicalistas revolucionarios organizadas en seno de otras organizaciones afiliadas a otras Internacionales sindicales.
  • organizaciones sindicales, profesionales o industriales independientes o afiliadas a Organizaciones nacionales no pertenecientes a la A.I.T., que acepten la Declaración de Principios y Finalidades de la A.I.T, con el consentimiento previo, sin embargo, de la Organización nacional ya adherida en el país si tal existe. A organizaciones sindicales profesionales o industriales que han salido o que han sido excluidas de una Organización afiliada a la A.I.T. sólo se les puede conceder entrada en el seno de esta tras acuerdo unánime de una Conferencia compuesta de dos representantes de cada una de las organizaciones adheridas, es decir, de la organización esciosionista o excluida, dos de la Organización nacional de la A.I.T. y el Secretariado de la A.I.T.
  • cada Organización de propaganda sindicalista revolucionaria que acepte la Declaración de Principios y Finalidades de la AIT y que trabaje en un país donde no haya ninguna organización nacional adherida a la A.I.T.
  • ya que la A.I.T. sólo se compone de Secciones legales o ilegales, con conexión directa dentro de los respectivos países, en consecuencia solamente podrán ser reconocidos como Secciones de la A.I.T. aquellos grupos exilados que ante el Secretariado de la A.I.T. podrán dar clara evidencia de que representan auténticamente a Organizaciones que actúan y trabajan en los respectivos países.

En todo caso, sólo podrá existir una Sección por país.

Los siguientes tipos de comportamiento llevarán a la desafiliación:

  • la falta de cumplimiento de los Principios, Tácticas y Finalidades de la A.I.T.
  • la falta de pago de la cotización. Si una Sección no paga la cotización durante un año, el Congreso deberá decidir sobre su baja como Sección.
  • en el caso de que una Sección no acuda a los comicios y Congresos de la Internacional ni responda a las peticiones de contacto por parte del secretariado de la A.I.T. ni de las Secciones, sin explicación.

VI De los Congresos Internacionales

Los Congresos Internacionales de la A.I.T. se celebran cada dos años, a ser posible. El Secretariado, con tiempo suficiente, antes del Congreso, solicita de las Secciones los temas o sugerencias destinados a tratarse en el Congreso. Luego el Secretariado compone el Orden del Día, el cual, junto con las mociones presentadas, se manda a las Organizaciones adheridas seis meses antes al menos de empezar el Congreso. Los acuerdos y resoluciones tomados por los Congresos internacionales son obligatorios para todas las organizaciones adheridas, excepto cuando éstas, por resolución Congreso nacional o por referéndum, rechazan los acuerdos del Congreso Internacional.

A instancia de un mínimo de tres organizaciones nacionales adheridas, un acuerdo internacional puede ponerse a revisión por referéndum general dentro de todas las Secciones.

En los Congresos y referéndums internacionales cada Central dispone de un voto, siendo recomendable buscar la unanimidad antes de recurrir a la votación.

VII Transferencia internacional

Cada miembro de una organización adherida a la A.I.T., que tenga pagadas todas sus cotizaciones, pero domiciliado en otro país que aquél donde fue inscrito como afiliado, debe, no más tarde de un mes después de su llegada, efectuar su transferencia a la organización correspondiente de la organización nacional adherida a la A.I.T. Esta transferencia ha de ser aprobada por dicha organización nacional sin contribución de registro de entrada.

En caso de exilio masivo obligado la afiliación es voluntaria si se pertenece a una organización exilada reconocida por la A.I.T.

VIII El Secretariado

Para coordinar las actividades internacionales de la A.I.T., para conseguir y organizar una información exacta de la propaganda y de la lucha en todos los países, para llevar a cabo de la mejor manera las resoluciones de los Congresos internacionales y para cuidar de todo el trabajo de la A.I.T., se elige un Secretariado por lo menos de tres personas domiciliadas en el lugar donde la A.I.T. fije su sede. El Secretario general es elegido por el Congreso o por Referéndum internacional. Los demás miembros han de ser elegidos por la Sección o Secciones que el Congreso designe. Los miembros del Secretariado se reparten entre si mismos las tareas y el trabajo. El Secretariado y Secretario son elegidos como se indica más arriba, por un período de Congreso a Congreso. No obstante, puede haber reelección únicamente por otro período más de gestión.

El lugar de residencia del Secretariado será determinado en el Congreso. De no ser esto posible, se hará por referéndum. El Secretariado da informe escrito sobre sus actividades durante el período de gestión de Congreso. El informe ha de estar presentado con tiempo para que las Secciones afiliadas puedan tener conocimiento del mismo antes que el Congreso se celebre.

Al mismo tiempo se presenta y se manda a las Secciones un informe administrativo económico.

El Congreso nombra una comisión que durante el curso del mismo efectúa una revisión de cuentas y control definitivo.

IX Las finanzas

Para que la A.I.T. pueda desarrollar y fortalecer sus actividades internacionales y para dar a su propaganda escrita un fundamento sólido; para que pueda editar sus publicaciones periódicas con regularidad; para que pueda participar en todas las manifestaciones de la vida del sindicalismo revolucionario en los diferentes países; para que sea capaz de vigorizar las ideas del sindicalismo revolucionario en países donde nuestras ideas y tácticas tienen escasa representación, y, finalmente, para que la A.I.T. pueda responder satisfactoria e inmediatamente a las llamadas de solidaridad que a ella podrán dirigirse, cada miembro de una organización adherida a la A.I.T. tiene que pagar mensualmente, como cotización internacional, la cantidad de un dólar estadounidense (1 US$) o de una suma equivalente en moneda nacional, tomando en consideración el valor de cambio en los países en cuestión.

Para las Secciones que se hallan en situaciones difíciles, la cotización es fijada según acuerdo con el Secretariado de la A.I.T. Cada Sección afiliada resuelve por sí misma el procedimiento a seguir para percibir la cotización de sus miembros. Para las Secciones que así lo deseen la A.I.T. tiene un sello especial para colocar en el carnet del afiliado.

La Sección afiliada manda a la A.I.T. cada trimestre la cotización estipulada.

X Publicaciones

El Secretariado edita:

  1. Una publicación que ha de salir con la mayor frecuencia posible. Es deseable que cada periódico editado por organizaciones afiliadas a la A.I.T. o simpatizantes con ella, reserve en sus páginas un espacio especial para informaciones de la A.I.T., para llamadas de solidaridad internacional y para propaganda general.
  2. Folletos de propaganda, destinados principalmente donde nuestro movimiento no tiene afiliada ninguna organización nacional.
  3. Cuantas otras publicaciones, periódicas o no, los Congresos decidieren.

 

 

 

Si actualmente las mujeres trabajadoras, por un sesgo de género nos encontramos con una situación más desfavorecida que los hombres en cuanto a tipo de contratación, mantenimiento del puesto de trabajo, y percepción de pensiones; aprobado el Acuerdo Social y Económico que endurece el sistema de las pensiones, junto con la reforma laboral y la reducción del gasto público, la situación que se nos presenta no es nada halagüeña. Excepto en períodos de guerras, donde las mujeres han sido las que han mantenido la producción por ser las únicas que quedaban en el lugar de origen, cada vez que se produce una crisis económica, uno de los primeros colectivos que sufre los efectos del desempleo y por tanto del empeoramiento de la calidad de vida somos las mujeres. Sí, de nuevo el binomio capitalismo-patriarcado ejecuta una agresión contra los derechos laborales y sociales, contra toda la clase trabajadora y la ciudadanía, pero con especial ensañamiento en el colectivo femenino. Perpetuando este sistema de dominación y explotación, concebido, cimentado y apuntalado sobre la desigualdad y la discriminación de clase y de género. Según la EPA (Encuesta de Población Activa), la tasa de paro en 2010 estaba en 20,33%, 4.696.000 personas en desempleo. Del incremento en 2010 de 370.100 personas, el femenino fue de 217.400 y el masculino de 152.700 personas; habiendo una mayor concentración en Andalucía, Cataluña y Madrid. Las mujeres somos las que ocupamos el mayor porcentaje a tiempo parcial, el 80,6% y el 45,01 % del total de cotizantes a la Seguridad Social. Respecto a la percepción de Pensiones Contributivas de Jubilación según datos del Ministerio de Sanidad , Política Social e Igualdad a fecha 01 de diciembre de 2010, la pensión media de las mujeres está en 852,02 € respecto a los 1.194,86 € que perciben los hombres. Es decir, tenemos más dificultades para encontrar empleo, cuando lo encontramos es en situaciones precarias y nuestra base de cotización es menor que la de los hombres. No sólo durante la vida activa tenemos menor calidad de vida por las características del puesto de trabajo,entre otras razones, sino que una vez llegada la edad de jubilación somos más pobres y vivimos más. No obstante, la mayor parte de las mujeres en edad de jubilación, al no tener el tiempo de cotización mínimo en el sistema contributivo, son perceptoras de las pensiones denominadas asistenciales. El 82,46% (163.841) de las personas que perciben la PNCJ (Pensión No Contributiva por Jubilación) son mujeres y cobran una mensualidad en 2011 de 347,60 €, y de éstas el 34,47% viven solas. (Datos extraídos del IMSERSO) Con la aprobación de la Ley de Dependencia, otra tuerca más, en el catálogo de servicios y prestaciones se establece la Prestación Económica por Cuidado en el Entorno Familiar a través de la cual se argumenta dignificar la función cuidadora de la mujer mediante la cotización en el Régimen Especial para Cuidadores No Profesionales. Eso sí, reconociendo la base de cotización más baja en el Régimen General de la Seguridad Social. Según datos del IMSERSO a 01 de Febrero de 2011 somos 143.071 mujeres frente a 9.566 hombres las cuidadoras de familiares dependientes. Nada más que el 93,73 % de las personas que asumen el cuidado de personas dependientes que tienen derecho al catálogo de Servicios y Prestaciones son mujeres, cotizando a la baja. Esta es la situación de empobrecimiento real y objetivo de las mujeres en la sociedad del supuesto Estado de Bienestar que no se ha llegado a gestar. Que no nos engañen, con las pensiones tanto contributivas como no contributivas y el sistema de cotización al que accedemos la mayor parte de las mujeres no se vive ni digna ni autónomamente. La patronal y el gobierno han planteado la reforma de las pensiones pactadas con los sindicatos oficiales CCOO y UGT, donde pasamos de un período de cotización de 15 años actuales a los últimos 25 años de vida laboral, además de tres años y medio más de cotización, de 35 a 38 años y medio para tener derecho a la pensión de jubilación. Incrementar los años para calcular la pensión supondrá que las mujeres, que trabajan en precario, de forma discontínua por causas de maternidad y atención a dependientes o no alcancen el cómputo mínimo establecido para tener derecho a la Pensión de Jubilación Contributiva o que el cálculo de la base de cotización se aminore por lo que las pensiones cada vez serán menores. La Reforma de las pensiones es el mejor ejemplo para constatar con rotundidad que la desigualdad entre hombres y mujeres sigue siendo una constante y por tanto un objetivo contra el que luchar. Por todo ello, desde la Confederación Nacional del Trabajo nos reafirmamos en la consecución de nuestros objetivos: la asociación y el apoyo mutuo entre toda la clase trabajadora, mujeres y hombres; la lucha contra la discriminación y la desigualdad económica y social. Combatir desde todos los frentes el sexismo, la misoginia y el patriarcado es nuestro fin... ¡Iguales en la crisis! ¡Iguales en la lucha!

 

 

Secretaría de Acción Social,

 

SP del Comité Confederal de la CNT

 
 
 
 

   
Domingo, 20 de febrero

Cerca de 70 mil funcionarios públicos realizaron el sábado la quinta jornada consecutiva de protestas en Wisconsin, al norte de Estados Unidos (EE.UU.) en repudio a un proyecto de ley presentado por el gobernador republicano Scott Walker, que pretende suprimir las contrataciones colectivas, algunos derechos de los sindicatos y aumentar los descuentos salariales por razones de seguro y fondos de pensiones.

La manifestaciones que iniciaron el pasado martes se fortalecieron este sábado en varias calles de la ciudad, donde los miles de trabajadores afirmaron que no dejarán de pelear contra lo que ven como un “vasto plan de los republicanos para debilitar a los trabajadores” y al Partido Demócrata.

Según Walker esta ley antisindical pretende reducir el profundo déficit del Estado mediante recortes de salarios, pensiones, beneficios de salud y derechos de negociación colectiva.

“Estas medidas son necesarias para lidiar con un déficit estatal proyectado en 3 mil 600 millones de dólares y esto evitará los despidos de empleados estatales”, aseguró en una rueda de prensa.

Pese a la explicación, la mayoría de los sindicatos nacionales y estatales han obligado a cerrar los colegios de Madison, la capital del estado, donde hay una huelga de maestros en contra de la ley.

Según los medios locales las manifestaciones también se han extendido ciudades vecinas como Milwaukee, y a otros estados republicanos como Ohio, Indiana y Pensylvania; todos al noreste.

En tanto, el presidente Obama continúa reiterando su repudio a la ley y acusó a Walker, de “lanzar un asalto” contra los sindicatos de trabajadores públicos que a nivel socio-económico serán los más afectados por el déficit presupuestario.

El plan de Walker establece un aumento bastante considerable de las contribuciones de los empleados públicos puesto que deberán pagar 30 veces más por su pensión y 12 por ciento por el seguro médico en vez del dos por ciento que cancelaban hasta ahora, con la finalidad de ahorrarle al Gobierno unos 300 millones de dólares en los próximos dos años.

La nación norteamericana continúa sumergida en una grave crisis económica con uno de los índices de desempleo más altos de la última década (9,4 por ciento) que se suma al déficit de viviendas, poca inversión y baja de exportación desde 2009.

 

 

 

 

 

 

LA REPÚBLICA

 

Madrid, 12 de Marzo : Manifestación Confederal "Contra el pacto social, movilización y lucha"

cgt-cnt.jpg

Por la Jubilación a los 60 años – Por la Jornada Laboral de 35 horas – En defensa de los derechos laborales y sociales

Desde la Plaza de Cibeles, a la Plaza de España

MITÍN Y CONCIERTO, de 12,30 h a 17h

 

MANIFIESTO :

12 de marzo : MANIFESTACIÓN CONTRA EL PACTO SOCIAL

Un día para luchar por la Dignidad y la Justicia Social

Pacto Social y Económico de 2011. Con la firma de este pacto, el gobierno, los políticos, la patronal y el sindicalismo institucional de UGT-CCOO, desde la más absoluta desvergüenza política y empresarial, nos están robando los salarios, las pensiones públicas, los derechos laborales y sociales de la clase trabajadora y clases populares y nos están estafando nuestra dignidad como personas.

Estadísticas del dolor. La realidad de la mayoría social se recoge en los datos del dolor : millones de personas en paro, contratos temporales y precarios, salarios de miseria, anulación de prestaciones sociales, eliminación de la ayuda de 426 euros, despidos baratos y libres, reducción de las pensiones públicas, miles de desahucios, desregulación de las relaciones laborales, eliminación de los convenios colectivos, etc. Este panorama se utiliza desde el poder para atemorizar a toda la población y que nos sometamos derrotados a las leyes del mercado capitalista.

Pérdida de salarios. Los firmantes del Pacto Social, aceptan que los salarios, entendidos en todo su recorrido (precio del contrato, impuestos, cargas sociales y despido), tenían que bajar y así ha sido : los costes laborales han disminuido, los salarios han perdido en el 2010 al menos 2,7 puntos. Esto significa que las políticas de ajuste (reforma del despido, reforma de la negociación colectiva, reforma de las prestaciones sociales) dan los frutos esperados por la banca y la patronal : ahora nos hurtan más y mejor a la clase trabajadora, nos arrebatan mayor porción de nuestras rentas salariales y encima hacemoscrecer la productividad de nuestro trabajo.

Saqueo de las pensiones. Gobierno, políticos, empresarios y UGT-CCOO han decidido que tenemos que trabajar más años, jubilarnos más tarde, alargar el período mínimo de cálculo de la pensión, incrementar el número de años cotizados para tener derecho al 100% de la pensión… conclusión, las rentas del trabajo bajarán 4 puntos del PIB de aquí al 2040 y esos cerca de 60.000 millones de euros, irán directos a la banca privada.

Decretazo, Tijeretazo, Pensionazo. A la mayoría de la población nos han desposeído de rentas, derechos y libertades. Por otra parte, a la minoría rica que nos explota y gobierna, se le reducen las aportaciones de sus empresas a la seguridad social, se permite el fraude fiscal, no se lucha contra la economía sumergida, se mantienen los paraísos fiscales, los beneficios de las grandes empresas se usan para enriquecerse ellos más y más, se les jubila con pensiones multimillonarias, se les entregan miles de millones de euros para sanear sus negocios y bancos.

Respuesta de movilización social. Toda la clase trabajadora, los y las pensionistas, jóvenes, quienes estamos parados a la fuerza, quienes hemos sido condenados a la exclusión social, a la pobreza, quienes aún desde el mundo del pensamiento no han sido colonizados por el pesebre del mercado y conservan la lucidez de la crítica, quienes por su condición de género, mujer, sigue siendo asesinada social y psicológicamente, la mayoría social, en definitiva, tenemos que tomar la calle, levantarnos y doblegar a la patronal, a la dictadura de sus mercados, a los políticos y sindicalistas profesionales y revolvernos contra esta criminalidad y barbarie.

Para la CGT, luchando es posible otro sistema social y productivo respetuoso con las necesidades de las personas y el medio ambiente. Luchando, crearemos la justicia social para vivir como personas con dignidad y derechos y no como esclavos modernos del siglo XXI

POR LA JUBILACIÓN A LOS 60 años y LA JORNADA LABORAL DE 35 H PARA CREAR EMPLEO

POR EL REPARTO DEL TRABAJO Y LA RIQUEZA ; por una SALIDA SOCIAL A LA CRISIS

Para recuperar la dignidad y la Justicia Social, TODOS Y TODAS A MADRID EL 12 DE MARZO 2011

 

La CGT hace partícipes de esta convocatoria a todas las organizaciones sindicales y sociales que no aceptan el Pacto Social alcanzado por el gobierno, la patronal y el sindicalismo institucional de CCOO y UGT y que defiendan los derechos laborales y sociales de las y los trabajadores y clases populares.

 

 

 

PDF - 93.5 ko
Carta a organizaciones y movimientos sociales para el 12 de Marzo

Os adjuntamos carta remitida a las organizaciones sindicales y sociales. Os solicitamos que desde los Territorios, las Federaciones Locales, los sindicatos y los sectores, se remitan

 

Inicio

 

 

 

 

Empezó la campaña contra la explotación laboral en OTTO ETT. El 11 de febrero, la ZSP y Priama Akcia realizaron acciones informativas y protestas en las oficinas de OTTO ETT en Polonia y Eslovaquia. En Holanda, un grupo de trabajadores polacos, compañeros de Vrije Bond (AGA i ZAG) y la ZSP vistaron algunos “hoteles” de los trabajadores.

OTTO ETT es el empleador más grande de trabajadores de Polonia, Eslovaquia y la República Checa en Holanda. Los pagos, las bajas, las condiciones laborales y del alojamiento a veces son illegales o no cumplen con el convenio colectivo. Ademas, OTTO creó un sistema de control laboral y ganan dinero con un sistema de multas en el trabajo y con el alojamiento de la empresa. Escribimos sobre los problemas con la agencia aquí: www.otto.zsp.net.pl

La firma no prolongó el contrato de uno de nuestros compañeros. El fue injustamente e ilegalmente multado algunas veces y se quejó. Esperaba por el último pago, el dinero que no recibió en el primer mes, el cobro por la baja y vacaciones. En lugar de esto, el viernes recibió una notificación de que otra vez fue multado – 1000 euros – sin explicación, ni documentación.

Esto no es un trabajo – es esclavitud laboral!

Otro compañero, que trabajaba y vivía junto a el, todavía no recibió el pago, a pesar de que debió recibirlo el 10 del mes. Pero los pagos retrasados y no completos son algo normal en OTTO donde muchos trabajadores no saben si recibirán todo, o si recibirán un pago reducido, sin explicación, o si serán multados.

Los compañeros, con otros trabajadores polacos y ex-trabajadores de OTTO decidieron luchar y ahora hay una campaña con de Vrije Bond  en Holanda, la ZSP en Polonia y Priama Akcia en Eslovaquia. Demandamos que OTTO pague lo que debe a los trabajadores, que termine con el sistema de multas, que cumpla con los contratos y promesas y con el convenio colectivo, que mejore las condiciones en su alojamiento y que termine con la discrimación contractual. (Por ej. OTTO puede terminar un contrato temporal sin notificación, pero los trabajadores deben pagar una multa de 500 euros si hacen lo mismo. Y a veces, ellos terminan el empleo sin notificación porque no recibieron todo su sueldo o tienen problemas con multas injustas.)

Las acciones van a continuar y intensificarse en las próximas semanas.

 

Inicio

 



Los trabajadores de Túnez han confrontado la vieja dictadura y ahora los trabajadores, parados y estudiantes se enfrentan al régimen de Mubarak. ¡Los trabajadores y estudiantes de Egipto y Túnez son una inspiración al movimiento mundial de la clase obrera!

Están demostrando una vez más el poder que tiene la gente normal para realizar cambios por sus propias fuerzas. ¡La Asociación Internacional de los Trabajadores (IWA-AIT), por medio de su Secretariado, condena enérgicamente todo tipo de represión contra los manifestantes!

No nos hacemos ilusiones sobre los políticos que ahora luchan entre ellos por ser los nuevos líderes de Egipto. Utilizarán a los trabajadores como carne de cañón en su apuesta por librarse de Mubarak. Pero una vez en el poder, los mismos líderes utilizarán las fuerzas de represión, el estado, el ejército y la policía para restaurar el orden y volver a convertir a Egipto en plaza segura para que el capitalismo obtenga beneficios.

Las movilizaciones pueden ser embriones y experiencias importantes para las luchas de un futuro que va más allá de cambiar un dictador por un régimen (con máscara de) “democrático” que, de hecho sea una dictadura económica capitalista. Esto requerirá sindicatos realmente libres y luchadores que pongan en jaque a todo el sistema de explotación y opresión.

¡Los trabajadores nunca serán verdaderamente libres de la explotación y la opresión hasta que los trabajadores del mundo se organicen y luchen con el objetivo de sustituir el capitalismo actual por un sistema gobernado por ellos mismos que pueda proveer libertad real, social y económica, para los trabajadores!

¡Viva la solidaridad obrera internacional!

¡Contra toda represión y explotación!


Oslo, 5 de febrero de 2011
Secretariado de la AIT


Una agresión a la clase trabajadora de carácter demagógica y electoralista, que beneficia a la patronal y que traiciona a las personas trabajadores y clases populares.

En el día en que se ha conocido que hay 130.930 nuevas personas paradas en el estado español, y que se han superando los 4,2 millones de personas desocupadas registradas… El Gobierno, la patronal y los sindicatos UGT+CCOO han escenificado, con un gran despliegue mediático, la firma de un pacto social y económico.

 
La Confederación General del Trabajo (CGT) opina que el aspecto más relevante lo firmado hoy en La Moncloa es el relativo a la reforma del sistema público de pensiones. CGT añade que el acuerdo empeora sensiblemente los actuales derechos de la clase trabajadora que estaban en vigor. A partir de ahora las personas trabajadoras tendrán que trabajar más tiempo hasta la jubilación y cobrarán menos de pensión.

* RETRASAR LA EDAD LEGAL DE JUBILACIÓN. Se alarga la vida laboral hasta los 67 años (antes 65 años)

* ENDURECER EL ACCESO A LA PENSIÓN MÁXIMA. Hay que cotizar 37 años para cobrar el 100% (antes 35 años)

* Sólo se podrán jubilar a los 65 años con el 100% quienes hayan cotizado 38,5 años (antes 35 años)

* RETRASAR LA JUBILACIÓN ANTICIPADA. Se alarga la edad de la jubilación anticipada voluntaria hasta los 63 años (antes 61) y se aumenta la penalización.

* RECORTAR LA RENTA MEDIA DE LA PENSIÓN. Se aumenta de 15 a 25 años (de forma progresiva) el periodo de cómputo para el cálculo de la pensión.

* ENDURECER LA JUBILACIÓN PARCIAL hasta casi impedirla.

Para CGT las medidas contempladas en la reforma del sistema de pensiones están exclusivamente orientadas a disminuir el gasto y no para garantizar el sistema de protección social. CGT entiende que para la viabilidad del sistema de pensiones se tienen que contemplar además del gasto los ingresos. En este pacto sólo se ha tenido en cuenta como gastar menos en pensiones.

CGT propone algunas medidas para generar ingresos para la Seguridad Social :

Crear empleos de calidad, para que exista un número mayor de cotizantes. Aumentar los salarios, para de esa manera contribuir más a la SS. Aumentar el empleo de la mujer, actualmente el estado español tiene la mayor tasa de paro femenino de la UE. Combatir el fraude fiscal y la economía sumergida, dedicar esos ingresos a pensiones. Aumentar los impuestos a los más ricos.

Añadir que siempre queda la vía de los presupuestos generales del estado. Tomar medidas a favor del bienestar general y de las y los pensionistas es al final una cuestión de voluntad política.

Otro punto del acuerdo son las llamadas políticas activas de empleo. Su efectividad real se reduce sólo a un plan de empleo para menores de 30 años, con una duración de 12 meses, y exclusivamente para contratos a tiempo parcial. Además, cada empresario que contrate a un joven tendrá una reducción del 100% de las cuotas empresariales.

Con más del 40% de paro juvenil y una tasa de abandono escolar de más del 30%, este mal llamado plan de empleo juvenil es una burla. Como es una burla decir que es un acuerdo por el empleo, cuando es la única medida al respecto en un país con más de 4,7 millones de personas desempleadas.

Otra de las llamadas medidas activas de empleo, es el subsidio de 400€ a las personas paradas que se les ha acabado el derecho al paro. Para CGT esta medida no es suficiente para compaginar una vida digna.

El documento pactado también contempla varios apartados relativos a la negociación colectiva, la política industrial, la política energética y de innovación y cuestiones relativas a la función pública. Todos estos apartados no contienen ningún acuerdo relevante, la mayoría de ellos son solamente declaraciones de intenciones y compromisos para establecer en el futuro nuevas reuniones de negociación. Parecen más bien que se han introducido en el documento como relleno y cuyo fin sea más bien posibilitar que los firmantes puedan hacer con los mismos propaganda del acuerdo.

CGT manifiesta que el pacto social y económico firmado por el Gobierno del PSOE, las organizaciones empresariales CEOE+CEPYME y los sindicatos UGT+CCOO perjudica gravemente a las personas trabajadoras, contribuye a su división interna y no defiende suficientemente el sistema público de pensiones del acoso de la banca y del egoísmo de la especulación.

El sindicato CGT va a seguir luchando contra esta nueva e importante agresión a la clase trabajadora. CGT seguirá en la defensa del derecho a una pensión pública digna, la defensa de los derechos laborales y sociales de la clase trabajadora y las clases populares. En este sentido CGT reitera que sigue trabajando para contribuir a la organización y contestación social en en horizonte de una nueva Huelga General.

 

 

Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT

Bakunistas

undefined 

¡Libertaria, Igualitaria, Solidaria!

¡La Revolución está por hacer!

¡ESCRÍBENOS!

No hay 
"principios anarquistas" 
fijos, una suerte 
de catecismo 
libertario al que se 
le debería 
prestar fidelidad. 
El anarquismo, 
por lo menos 
como yo lo entiendo, 
es un movimiento del 
pensamiento y 
de la acción humanas 
que busca identificar 
las estructuras 
de autoridad 
y de dominación, 
pedirles 
que se justifiquen y, 
dado que son 
incapaces, 
lo que sucede con 
frecuencia, intentar 
superarlas.

Lejos de haberse 
"hundido" 
el anarquismo, 
el pensamiento libertario, 
está floreciendo. 
Está en la fuente de 
numerosos progresos 
reales. 
Formas de opresión 
y de injusticia 
que casi no se reconocían, 
y menos aun combatían, 
ya no se admiten. 
Es un logro, un avance 
para 
el conjunto del 
género humano, 
no un fracaso.
 

Noam Chomsky 


ANARCOSINDICALISMO

Calendario

Août 2014
L M M J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             
<< < > >>

Recomendar

Busqueda

VIDAS MILITANTES


cntpaz.jpg 

gocolumna.jpg 

cnt-exterior.jpg



 

 

 

 


Créer un blog gratuit sur over-blog.com - Contact - C.G.U. - Rémunération en droits d'auteur - Signaler un abus - Articles les plus commentés